Florencia Moya Basualdo, una joven judoka de 21 años, estaba presentando serias dificultades a la hora de preparar su examen de cinturón negro 2º dan. No era capaz de superar sus nervios y bloqueos a pesar de entrenar diariamente en el Gimnasio Tendo (Madrid) y tener sobradas capacidades para ello. De acuerdo con su entrenadorSigue leyendo