Hace 10 años que Jose Luis M., ténico en una empresa de Madrid, aprendió a hacer magia y deseaba poder poner en práctica sus trucos para sorprender a sus amigos en bares y otros encuentros sociales. Sin embargo, el miedo escénico se lo impedía. “Casí nunca intenté hacer nada en público, y las pocas vecesSigue leyendo