Mariela vive en Estocolmo y a sus 33 años de edad está brillando en su carrera como periodista en Suecia. Desde que era apenas una niña ha sufrido de aracnofobia y ahora ha podido dejarla en el pasado. “Antes cada vez que veía una araña sentía miedo por mi vida, el corazón se me acelerabaSigue leyendo