Fobia a las salamanquesas: “Ya hago vida normal”

12.Sep.16    Testimonios

Desde los 10 añitos calcula Marina Tirado, actualmente podóloga de 28 años de edad, que sufría de fobia a las salamanquesas, esos pequeños reptiles que habitan cerca de estructuras antiguas, luces y casas viejas en distintos lugares de la península ibérica. Señala Marina que “recuerdo que cuando me mudé a mi casa en el campo en Málaga había muchas, había una plaga y había que quitarlas, mis padres estaban ocupados haciendo otras cosas y me tocó encargarme de la plaga”.

Desde entonces nunca más pudo volver a estar cerca de ellas, “cuando estaba cerca de una me daba mucho miedo, hasta el punto de que sentía que tenía que huir porque peligraba mi vida. Los síntomas eran de taquicardia y ganas de llorar, me tenía que ir del lugar. Ni siquiera podía ver una foto de una salamanquesa”, afirma. Para Marina, esto era un problema diario, “al entrar y salir de mi casa tenía que mirar por todos lados a ver si había alguna cerca e incluso cuando estaba por ahí tomando algo en una terraza y veía alguna, me ponía histérica y al final alguien tenía que levantarse y espantarla o cambiarnos de sitio. Estar en público con este miedo, yo pensaba que me tomarían por loca”.

Una sesión con el coach Mariano de los Santos, aplicando Técnicas de Integración Cerebral y Programación Neuro-Lingüística, y adiós a la fobia a las salamanquesas. Ya en la sesión pudo ver una foto de una de ellas sintiéndose tranquila. Y de vuelta a Málaga, Marina ha comprobado que ya puede hacer vida normal. “Me sorprendió que después de la sesión estaba andando y de reojo vi una en una pared, me di la vuelta y me quedé cerca de ella mirándola, me parecía curiosa e incluso mona”, comenta. “Ahora puedo ir por la calle tranquila, no estar todo el rato vigilando todas las paredes y los techos a ver donde hay alguna, puedo entrar y salir de casa sin miedo”.

Con relación al proceso de coaching, Marina destaca que “me gustó la sesión y me gustaría repitir con más cosas. Me pareció que Mariano es un coach muy atento, muy empático porque entiende por lo que estás pasando y tu problema, no piensa que es una tontería como el resto del mundo que a lo mejor piensa que estás loca, sino que te entiende, te ayuda y te saca de ahí”.